El Paraje Natural Los Reales de Sierra Bermeja se alza al suroeste de las Serranías de Ronda como un espléndido anfiteatro de las sierras béticas, dominando la Costa del Sol desde Marbella hasta Estepona. Constituye, junto con una parte de la Sierra de Las Nieves, el enclave más significativo para la observación de rocas intrusivas en las Zonas Internas de las Cordilleras Béticas.

El paraje, formado por peridotitas, una roca rica en platino, es uno de los mayores afloramientos del mundo de este tipo de material, mostrando una gran importancia científica. Su particular geoquímica contribuye decisivamente al mantenimiento de uno de los ecosistemas más singulares de Andalucía, el pinsapar.

los reales de sierra bermeja

La cadena montañosa presenta una altitud media que ronda los 1000 m y alcanza una cota máxima de 1450 m en el vértice de Los Reales, estando muy presentes las corrientes de agua de carácter torrencial. Es la roca cristalina presente, la peridotita, la que le da a esta sierra su particular color granate o bermejo.

Lo más llamativo de la flora es la presencia de bosques de pinsapo, aunque también abundan pino marítimo, alcornoque, enebro y coscoja. En los Reales, la altitud condiciona la aparición de especies de alta montaña, como aulaga morisca, aulaga vaquera o piorno fino; mientras que en la cotas más bajas hay presencia de palmito, aulaga, cantueso, romero y otras especies de matorral, con un buen número de endemismos, hasta 50 raras o en peligro, caso del Galium viridiflorum o Staelina baetica.

Las especies faunísticas más interesantes son cabra montés, corzo, gineta, meloncillo y gato montés, aunque hay una buena representación de rapaces: águila real, perdicera y calzada, halcón peregrino, buitre leonado, gavilán, búho real y búho chico. Entre los anfibios se encuentran salamandra y sapo común; mientras que los reptiles más frecuentes son galápago leproso, culebrilla ciega y eslizón común.

Entre los encantos que también suma este espacio natural, están la herencia árabe del casco histórico de Casares, la magia de Genalguacil, pequeño pueblo agarrado a la sierra, o las estupendas playas que aporta Estepona.

Fuente: www.andalucia.org