MONUMENTO NATURAL NACIMIENTO DEL RÍO GENAL

El Monumento Natural Nacimiento del Río Genal es un afloramiento natural del acuífero de Sierra Blanca, donde el agua cristalina surge a borbotones de las entrañas de una bella oquedad. En su primer andar, el río, afluente del Guadiaro, parte en dos el callejero y las huertas de la localidad que lo ve nacer: Igualeja; un encantador pueblo blanco a caballo entre la Serranía de Ronda y Sierra Bermeja, en el Parque Natural de la Sierra de Grazalema. Un laberinto de calles empinadas y casonas que igual se agarran a los abruptos paredones que horadan la roca.

nacimiento del río genal

Situado en la parte alta de la localidad, junto a un área recreativa, el agua brota en un paraje encantado cargado de vegetación, saltos de agua y destellos de luz. En época de lluvias, cuando aumenta considerablemente el nivel de su cauce, se produce lo que los igualejeños llaman reventar el nacimiento: una sonora e impresionante explosión de agua, pues no en vano el nacimiento es lo que los geólogos llaman un sifón.

En estas quebradas tierras de castaños y olivos, la horizontalidad es casi imposible. Todas las lomas confluyen  en el lecho del Genal, un hilo hídrico cargado de salvaje frondosidad apenas apagada por algunos huertos que domestican el paisaje. La vegetación de ribera dominante está formada por álamos blancos, olmos, fresnos, sauces, alisos, que junto a adelfas, mimbres, tarajes, juncos, agracejos y durillos sombrean el cauce.

Aguas de pasado molinero, en los años 60 se construyeron varias represas junto al nacimiento del río que permitieron repoblarlo con truchas. Es Igualeja tierra de leyendas, ya que en este lugar nacieron tres conocidos bandoleros: “El Zamarra”, “El Zamarrilla” y “Flores Arrocha”.

Fuente: www.andalucia.org